La industria de las flores en Ecuador ha tenido que superar los últimos años varios obstáculos: la pandemia, la guerra en Ucrania y, el más reciente, las protestas en su país por el costo de vida. Los productores señalan que las huelgas al impedir las exportaciones, llevaron a superar el número de pérdidas que se generaron durante la pandemia.

En el 2021 las rosas ganaron por sí solas casi mil millones de dólares, con Rusia como segundo país cliente. Desde el inicio de la guerra, la participación de Rusia en el mercado cayó del 20 % al 10 %.

«En este año, en 2022, en marzo, se da la invasión de Rusia a Ucrania y el mercado ruso se cae de un día para otro. Con las semanas se ha visto otra vez algo de despachos que van hacia Rusia a través de diferentes países, porque hay muchas empresas rusas que están asentadas en Europa, y algo de flor se ha retomado hacia Rusia, pero no a los niveles que teníamos antes”, cuenta Eduardo Letort, gerente de la empresa de flores Hoja Verde.

Con cientos de empresas que cultivan 450 variedades de rosas, Ecuador es el tercer exportador mundial de flores, después de Holanda y Colombia.

«Los clientes en el exterior le ven al Ecuador como un país de alto riesgo, entonces dicen: yo no puedo tener todas mis compras en Ecuador, porque cada 2 o 3 años tenemos este problema político, social que irrumpe en nuestras compras, entonces ellos no pueden depender de un Ecuador que no es confiable, y mandan sus compras a Colombia o a África que son nuestros principales competidores a nivel mundial”, explica Letort.

Los productores ecuatorianos esperan adaptarse con el tiempo también a la escasez de algunos productos como las reservas de fertilizantes, causados por la pandemia y la guerra en Ucrania, pero sobre todo lograr recuperar la confianza de los mercados internacionales.

Tomado de EuroNews

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.